martes, 18 de febrero de 2014

POEMA PARA MI MEJOR AMIGA, de Dorothea Lasky



Laura Solomon eres mi mejor amiga.
Fuera de la casa donde me crié,
Si apagas las luces exteriores,
Hay un resplandor nocturno que solo podrías llamar eternidad.
En el modo imperfecto en que
Todos los humanos son perfectos
Tú eres perfecta y ¿sabes qué otra cosa es perfecta?
La vida toda.
Cuando eres amada, la vida se completa en tí
Y existe una razón para todos nosotros.
En la actualidad hay algo entre
el chico de enfrente y yo.
Hay algo entre él y yo
Y sus dientes brillantes en los míos
Que me llena de una maravilla que la vida no me puede arrebatar.
¡Me alimento de la visión y el sabor del amor!
La luna y el árbol grande
De mi infancia lucen en mí
Con acompasado abandono y tú debes saberlo también
Dado que ambas somos poetas
Lo que luce en mí, luce en tí.
Y si esto amor fuera,
Pues tanto mejor, también.
Y la generosidad de mi corazón
Llenará el tuyo de música acompasada.
Y si nuestros corazones crecen con el amor que siento
Con su dulce mano en la mía
Pues tanto mejor, también.
Pájaro en la nieve y boca del amor mojada de lluvia
Y manos llenas de lluvia
La boca de la lluvia dejandonos
Y llenando el mundo
De un amor que el mundo no puede hacer por sí mismo.
Y si esa no es razón suficiente para nosotros
Sea lo que sea entonces es algo que nunca quise entender.
Y en mi no entender, atrapo el pájaro.
Y el pájaro, tembloroso y callado
Borbotea en mi mano, pardo y quejoso, y
Lentamente desaparece.
Y con las palmas vacías la luz de la luna
Brilla sobre mí y mi mano derecha
Se vuelve el espejo del mundo
Y mi izquierda, el negro ocaso.

 ©  Dorothea Lasky , 2007 ("Awe", Wave Books) 
- de la traducción: José María Martínez /Tive, 2014