miércoles, 16 de septiembre de 2015

IMPRESCINDIBLE



Si yo no abro, nadie puede entrar.

Si yo no riego, no crecen los árboles.

Si yo no barro los charcos, los niños se mojan.

Si yo no vacío las papeleras, es una guarrería.

Si yo no vengo, ponen a otro en mi lugar.

-- de "Paradojas del conserje", poemario inédito
-- Tive Martínez, 2015