viernes, 14 de agosto de 2015

UNIFORME



 a María Yuste


Me pongo el uniforme
y siento que me deforma.

De inmediato me veo 
crecer la barriga,
descolgarse las
                           tetillas,
ralear el pelo.

Descubro en mí aquel conserje
de tiempos del franquismo,
con el pomo obsceno de las llaves.

El babeante bedel.

Nos imponen el uniforme
para ponernos firmes.

Un infame atuendo
con el que nos rebaja
                                       el superior.



-- un poema de José María Martínez ("Paradojas del conserje", inédito)