martes, 23 de julio de 2013

CON ROPAS Y COCHE DE RUMANO



Con ropas y coche de rumano
acude al trabajo
                              el rumanoide,
un ser robotizado que no habla
la lengua común.

Su casco abollado oculta un corazón mecánico
que repite en bucle viejas canciones infantiles,
mientras cumple con sus labores
ajeno al exterior.

No reconoce los nombres.
En la calle, no ve los pájaros ni los árboles.
            (no los hay o no son los suyos)
Nadie lee sus libros ni oye su música.
            (nadie lee y no suena música)

Ya casi no es humano.
Solo le queda el reúma.

© José María Martínez / Tive