miércoles, 24 de julio de 2013

GRIPADO



Este organismo fláccido
esta ameba desparramada
                                                   al borde de la cama
quisiera ser albatros y volar
                                                   al borde del acantilado.

Diríase mejor león marino o morsa abatida,
narval desamparado en su prisión de hielo.

Ahora mismo tiene la fuerza de voluntad
de una medusa abandonada en la arena.

Entre sábanas enredadas, su ilusión
se debate
                  en lecho de algas
con una fiebre de cuarenta grados.

© José María Martínez / Tive