miércoles, 25 de octubre de 2017

Rogación al Altísimo




Mi Sr. Padrenuestro
se volvió una carga la inteligencia
que me otorgaste —ya no soporto
sus infinitas posibilidades ni la incertidumbre
del libre albedrío

En cuanto a la supuesta sensibilidad
con la que cumplo tus demandas y atiendo
los reclamos de este mundo, preferiría un millón de veces
encajarme un ladrillo en el pecho, en lugar de esta
confusión de vísceras — paja, telarañas
cualquier otro relleno que amortaje
el pensamiento

Sr. Fontanero Divino, cualquier chapuza
me vale frente a este ciclo intensivo de sístoles
y diástoles, esta veleta giróvaga que tengo
apuntillada en la bóveda craneal
en este calvario

Sr. Don Dios que me dejaste
impedido de sentir placer
al dotarme de cerebro, solo te pido
que remates la faena —llévate también
toda la piel sobrante, el peso de esta osamenta
que gime a cada bandazo
de los vientos

Mr. God Almighty, líbrame de corrientes
y encrucijadas —qué más me da si lo bueno
me aguarda a la izquierda o a la derecha
cuando voy sin frenos, como un vagón disgregado
por el camino del medio

Puto Final Boss, sóplame
los huevos —mi única certeza
es el descarrilamiento

Solo soy un miserable ateo
que no desea más
deseo


--- un poema de Tive Martínez, 2017