jueves, 20 de octubre de 2016

"HOUSTON, YO SOY EL PROBLEMA", de ÓSCAR GARCÍA SIERRA (reseña)


-- una reseña de Tive Martínez, 2016




susúrrame al oído tu curriculum vitae

Me ha gustado mucho el libro de Óscar García Sierra. No me ha gustado el papel ecológico de la edición (Espasa, 2016), porque raspa y le da un aspecto pulp que no le va. Yo hubiera apostado por algo más glossy, o directamente por el brilli-brilli. La poesía de Óscar García Sierra es deslumbrante, no opaca. Cada verso suyo, destello de inteligencia y sensibilidad. Un libro de Óscar García Sierra debería estar to' tuneao!!!

hay gente haciendo cola para pasar de largo por mi vida de forma ordenada

Coincide Óscar García Sierra en tiendas con Kate Tempest ("Mantente firme", La Bella Varsovia), pero hay diferencia de flava. La rapera británica busca reafirmar su identidad ante una sociedad en su contra. Pero mientras Kate Tempest escupe rimas con destreza old-skool, Óscar García Sierra va hilando su letanía bajo los efectos de un fármaco, mucho más en la onda vaporwave. Es el producto de una mente de creatividad incontrolable, recluída en un cuerpo fragmentario y mortal.

nunca tendremos el dinero suficiente
como para que anteponer nuestra felicidad a él
tenga mérito

La otra influencia en la poesía de Óscar García Sierra es Twitter, cuya espontaneidad e inmediatez lo convirtieron en el medio favorito de estrellas de la Alt Lit como Tao Lin o Mira Gonzalez ("Selected Tweets", 2015). Sus poemas, que incorporan la rima de manera eventual y con total naturalidad, son como largas sucesiones de tuits que siguen una lógica propia, tan fluída como evanescente. E hipnótica.

tengo un lado oscuro que uso para tocarme pensando en la luz

Por si los haters, tengo que advertir que lo de Óscar García Sierra no es el pío-pío o los gorjeos moñas. Si fuera un pokemon, Óscar García Sierra sería Spearow, no sería Pidgey. Y te freiría a picotazos!!!