domingo, 17 de abril de 2016

Alborada con ciudad en llamas, por Ocean Vuong



Vietnam Sur, 29 de abril de 1975: la Radio de las Fuerzas Armadas transmite "Blanca Navidad" de Irving Berlin como código para dar comienzo a la Operación Viento Constante, la evacuación definitiva de civiles norteamericanos y refugiados vietnamitas en helicóptero durante la caída de Saigón.




            Pétalos de magnolia en la calle

                                                     como retales de un vestido de niña.



  Que tus días sean dichosos y llenos de luz ...



  El hombre llena una taza de té con champán, y la ofrece a sus labios.

            Abre, le dice.

                                        Ella abre.

                                                      Afuera, un soldado escupe

            el cigarrillo mientras sus pasos

                            llenan la plaza como piedras caídas del cielo. Que todas

                                         tus Navidades sean blancas mientras el guardia de tráfico

            desabrocha su pistolera.



                                        La mano del hombre recorre el dobladillo

  de su vestido blanco.

                            Ojos negros.

            Cabellos negros.

                            Una sola vela.

                                        Sus sombras: dos mechas.



  Un camión militar acelera en la intersección, sonido de niños que gritan

                                        en el interior. Una bicicleta atraviesa

            el escaparate de una tienda. Cuando el polvo escampa, un perro negro

                            yace en la via, jadeando. Sus patas traseras

                                                                                   aplastadas bajo el resplandor

                                                       de una blanca Navidad.



  En la mesita de noche, un ramito de magnolias exhala el aroma de un secreto escuchado

                                                                      por primera vez.



  Los árboles relumbran y los niños escuchan, el jefe de la policía

                                boca abajo en un charco de Coca-Cola.

                                             Una pequeña fotografía de su padre se empapa

                junto a su oreja izquierda.



  La canción atraviesa la ciudad como una viuda.

                Una blanca...    Una blanca ...    Sueño con una cortina de nieve



                                                          que cae de sus hombros.



  Nieve repiqueteando en la ventana. Nieve triturada



                                           con fuego de armas. Cielo rojo.

                              Nieve en los tanques que rebasan los muros de la ciudad.

  Un helicóptero lleva a los supervivientes fuera de su alcance.



            La ciudad tan blanca está lista para entintar.



                                                     La radio dice corred corred corred.

  Pétalos de magnolia sobre un perro negro

                            como retales de un vestido de niña.



  Que tus días sean dichosos y llenos de luz. La mujer dice algo

            que ninguno de los dos puede oir. El hotel tiembla

                        bajo sus pies. La cama un campo de hielo

                                                                                            frágil.



  No te preocupes, dice el hombre, mientras la primera bomba ilumina

                             sus rostros, mis hermanos han ganado la guerra

                                                                       y mañana ...    

                                             Las luces se apagan.



  Sueño. Sueño...    

                                  con escuchar campanillas en la nieve ...    



  Abajo en la plaza: una monja, ardiendo,

                                            corre en silencio hacia su dios — 



                           Abre, dice él.

                                                         Ella abre.


  -- un poema de Ocean Vuong
  -- traducción de Tive Martínez, 2016
  Ocean Vuong es un poeta nacido en Saigón y  residente en Nueva York.