miércoles, 22 de julio de 2015

"Alcachofas", un poema erótico

-- por Yrsa Daley-Ward, de su libro "Bone" (2014)
traducción de José María Martínez


Alcachofas



Hasta que seáis las últimas

en sentaros en la esquina del café y

ella bese el ron oscuro del

borde de tu vaso y te instruya en

el arte de comer alcachofas



hasta entonces

todavía, no serás mujer.



Hasta que juntes suave hoja con labio,

roces lengua con carne,

muerdas el lóbulo,

tragues el zumo

que ella dice te purificará,

hasta que la abras, gimas al ver su color,

veas su puro centro y aprendas para

lo mejor que sirven los dedos



hasta que llegues más al fondo

de ese tupido corazón caliente,

la vida no habrá empezado.



Antes de que te lo prometa.

Antes de que mienta.

Antes de ser destrozada, compuesta y

y vuelta a romper, no serás una amante.



Recuerda que en la noche perfecta y

y bajo la luz perfecta

cualquier idea parece buena

y el amor

el amor suele estar mal aconsejado pero

ser valiente.



Lo más importante es

no preocuparse. Las líneas de tu rostro

nunca podrán impedir que salga el

sol. Tus lágrimas no tienen efecto sobre

el clima. Siempre habrá guerras en el mundo.

La guerra de tu cuerpo es la única que

puedes estar segura que ganes

o pierdas, siempre volverás a perder.



Bebes más agua que ron, hoy

en día, ¿no es verdad?

Pero bebes en su memoria, ¿no es

así?


Y solo comes alcachofas en ensalada.

Nunca enteras.

No en un café de una calle oscura a

medianoche.

No con ella.

Nunca con ella, o con una como ella.


-- Yrsa Daley-Ward es escritora, modelo y actriz.