viernes, 13 de febrero de 2015

HRISTO BOTEV - "POESÍA", edición de Zhivka Baltadzhieva



Hay personas que, por suerte o por desgracia, devienen personajes. Sirven entonces, como iconos, igual para un roto que para un descosido. Peor todavía cuando el individuo, con sus luces y sombras, es elevado a Padre de la Patria. Es el caso ejemplar del cubano José Martí, y el del fascinante poeta búlgaro Hristo Botev.

Botev vivió tan solo 28 años (1848-1876) y dejó apenas 20 poemas. La historiografía y la crítica oficial se cebaron en él, convirtiéndolo en un busto romántico. Ahora, la poeta y traductora búlgara Zhivka Baltadhzieva nos devuelve una figura más compleja y moderna. Con su barba de hipster, Botev es, gracias a la pasión de su traductora, nuestro contemporáneo.

En un español no nativo, en ocasiones áspero pero siempre comunicante, esta nueva traducción corrige y pone al día otras anteriores amazacotadas. Así, el poeta que renace en nuestro idioma, quien fuera luchador y víctima del doble yugo del Imperio Otomano y la Iglesia Ortodoxa, clama contra la necedad de gobernantes y gobernados. Sus palabras no pueden ser más actuales en estos momentos donde estamos librando la batalla contra la sumisión, tan bien profetizada por Houellebecq

Hoy, como Botev, también estamos en lucha contra dioses y endiosados. Hoy, Botev nos pone en alerta ante quienes se llenan la boca de Patria y Pueblo. También contra los sometidos que callan en este "cobarde mundo muerto" y contra los revolucionarios de taberna, que beben, braman y olvidan. En sus 28 años, Botev tuvo ocasión de experimentar todas las caras de la rebeldía.

Este volumen, el primero de una proyectada colección de autores del otro lado de Europa, es además un emocionante ejemplo de fusión entre traductor y traducido que nos ofrece claves íntimas para releer la propia poesía de Zhivka Baltadzhieva.

- una reseña de José María Martínez

HRISTO BOTEV - Poesía (Ediciones Amargord, colección Ala Este, 2014), selección, traducción y prólogo de Zhivka Baltadzhieva