viernes, 7 de febrero de 2014

"Es hora de que alguien le haga un poema a una calva."

                             "Es hora de que alguien le haga un poema a una calva."
                              (Guillermo Morales Sillas) 


Lo anunció el profeta Bruce Willis:
llegará el día en que tu Creador,
como muestra de su poder,
te quite el pelo de la cabeza
y te lo ponga en las orejas.

Enfréntate a Él, luce la muesca
de tu lucha contra el tiempo,
ese cobarde coleccionista de cabelleras.

Podrá ser calvero, nunca calvario.
Claro del bosque, preclaro.
Puro cartón sin trampa,
nada se interpone ahora
entre el Sol y tu glándula.

Haz de esta previa calavera
un privilegio del cráneo,
círculo en el maizal, pista de aterrizaje
para inteligencias superiores.

Como el gran Kojak, aprovecha
que la ocasión viene pintada
y disfruta del dulce y lirondo bálano.

©  José María Martínez /Tive, 2014