martes, 8 de octubre de 2013

GHOST RIDER



Un espectro atraviesa el desierto sobre ruedas.
Va ataviado como el Elvis más oscuro,
pero debajo del cuero solo hay huesos vacíos.
No tiene familia ni amigos.
Nadie a quien rescatar, nadie de quien huir.
La víbora y el coyote son los únicos testigos.
Si alguien más llegara a verlo, juraría
que esa mueca macabra entre llamas del infierno
esconde un monstruo feliz.

© José María Martínez, 2013