sábado, 22 de diciembre de 2018

Amor fantasma, por GABBY BESS


Mi tarot dijo que oscilaba

Entre el sol y la luna!

Como la pequeña langosta!

Arrastrándome como una idiota!

Tanteando la situación!

Llegando a acuerdos comerciales

Con el perro y el lobo!

Una famosa!

De esas que nadie ve!

Sí, la venganza es lo mío

Me encanta tener enemigos…

El odio y mis enemigos

Se complementan como el chóker perfecto!

Tus enemigos han de ser la hostia

De lo contrario estás haciendo el gilipollas

¡Soy virgo y conozco los detalles!

¡Soy mujer, sé lo que es correcto!

Porque me han dado un repaso

Jajá, sí, guay

Aquí, arrastrándome en plan random

Haciendo esto          y lo otro

A la no-luz de los reflejos

Estoy muy muy cansada

Me siento mal muy mal

Me dicen con calma            entiendo con el fantasma

Me dicen relájate             entiendo pajéate

Esta ambigüedad        me tiene rendida



--un nuevo poema de Gabby Bess, publicado originalmente en la plataforma AQNB
--versión española de Tive Martínez, 2018
 

Las rosas de Heliogábalo, por RACHEL RABBIT WHITE


Una orgía   aplastada   en vida
           por rosas   ropas que caen   cuerpos
retorciéndose   en tanto que el salón   se va
colmando        de pétalos vertidos

Hago pis en el suelo

y dejo que la mañana
 se corra contra mi culo
Antes del alba yo era asexual
   nos frotamos   contra el espejo
como el sol   sugiere
todo es susceptible de ser porno
y ya sabremos cuándo es el momento

Alzo mi copa

para calibrar el ambiente
un festín
 cada plato tan
 perfumado de rosa
que resulta incomible

Renuevo mi look en los descansos

le añado un brillo animatrónico
y que los pensamientos se hagan evidentes   en mis trenzas
para mejor ilustrar esta fantasía sexual
de ser un animalito indefenso en una pradera indefensa
a cargo de un indefenso granjero
que atiende todas nuestras súplicas

En continua invención
creamos un ritual
convertimos en polla un calabacín
nuestra polla
    en una orden espiritual
En secreta instrucción sostenemos
este calabacín
    como elegido
y hacemos pis sobre él
Como producto exportable de nuestra sociedad
ofrezco recambios de sifón   usados
    cubiertos de loción
        para hacerlos rodar por
             muslos y gemelos
Amo mi cuerpo bovino
     trabajando lo menos posible
en el día del desfile

Rosas en cascada

  en volúmenes, pintas, cuartos, galones
      y los de arriba, iluminados desde abajo, preguntan de nuevo:
 ¿Qué pasará si estos no sostienen
      nuestro sistema de poder?
Los rostros de los invitados
           sorprendidos,
                       aburridos,
                           distraídos…
                               no hacen nada por avisar
              que estamos al borde de la asfixia…
Sabemos que los orgiastas morirán
         en un hoyo de flores y sudor
     pero ¿sería posible que las consecuencias del exceso
                    y la decadencia       no acabaran en desastre?
       si la fiesta no hubiera estragado los pétalos
pisoteados por cuerpos         fragantes de rosas...
El jacuzzi borbotea púrpura
     iluminando algún sector
el festín, la orgía, el derroche
    descubriéndose en la niebla, claro alumbramiento,
                con todo lo que hacemos
    tratamos de evocar una sociedad
    pero el único principio es
Haz pis en el suelo
No en el jacuzzi
     El cielo se entremezcla con la espuma
              la espuma flota hasta las estrellas
                       y Satán se les revela
                                   siendo Dios todo el tiempo,
                      siendo Venus, la estrella de la mañana,
             tú eres el blanco de las burlas, tú que atrapas una naranja
porque tienes sed o simplemente necesitas,
   en este momento, sentir su peso,
       hacerla rodar por tu cuerpo, algo que quizás,
                    ahora mismo, no resulta
                                                  tan loco


--un poema de Rachel Rabbit White, publicado originalmente en Feelings
--versión española de Tive Martínez, 2018

El poema parte del cuadro homónimo de Alma-Tadema, 1888. El emperador Heliogábalo fue inspiración del movimiento decadentista por su vida de derroches y depravación. La autora ha publicado también un interesantísimo artículo donde propone a Heliogábalo como icono-trans adolescente.