domingo, 20 de noviembre de 2016

Un poema de KATE LITTERER


-- traducción de Tive Martínez, 2016




Anoche con un vestido rojo, observé que

si las mujeres son cervatillos, tímidos en sus copas, martini,

entonces el hombre que me violó hace años,

enorme y amenazador, es un lobo negro,

es un trago de whisky.

Se pegó a mí: su aliento apestaba

como una herida. Yo me convertí en océano

y despaché marea tras marea hasta

que mi vestido de roja carne fue el pellejo de un gamo

empapado en agua de mar hasta que la piel

se curtió y se hizo grietas.


Primero estábamos vestidos, luego bajo nuestras ropas

desnudos y de un color carne anonadado, él

amagando una botella de licor y

yo misma. Me camuflé de negro,

por incitación o por miedo,

formamos un bucle, el ruido de trenes

se tradujo en ladridos hasta que tremolé

como una cajita de música.


Si cerraba los ojos, oía trenes.

Mi madre y yo mirábamos graffitis pasar

y fumábamos, espaldas contra el ladrillo rojo de la estación.

Red Brick Station es el nudo de esta ecuación;

fumábamos y yo dejé de contar al llegar a cien.

El hombre que me violó. Cien. Madre,

córtame el pelo y bórrame en partes para dejar sitio.


-- poema de Kate Litterer
incluído en su debut "Ghosty Boo" (A-minor, 2016) 
Kate Litterer reside en Massachusetts