sábado, 4 de julio de 2015

unos poemas de Sara Sutterlin



Intimidad como yo la entiendo



Tú tienes la polla torcida

Yo no me lavé los dientes hoy

Tú hueles mal. Hueles a Vivo

Yo fui acosada. Pero también fui Acosadora

Yo te perdono por todo



~



Mentiras que conté



Eso suena bien

No tengo tanta hambre

No pasa nada

Parece buena persona

Deberías

Yo puedo

Te amo

Lo siento

Estoy bien

Qué gracioso

Me voy

No me importan los líos

No me he dado cuenta

Esto funcionará

Te odio



~



Estábamos en un banco

en Dolores Park

Yo me comía un burrito

Ella dijo "Hombres, pide que te digan la verdad

cuando están a punto de correrse".



Yo me quité un trozo de lechuga del pecho

y le dije que no se puede pedir la verdad

La verdad sale sola.



~



Me toca

como si fuera su amor del Instituto



Me folla

como si ambos buscáramos venganza



~



Eres dulce

como pastel de cumpleaños

de esos que madres angustiadas

con más preocupaciones

que dedos tienen en la mano

compran bajo la iluminación inclemente

de los pasillos del supermercado



Pero yo siemple he preferido

el olor de las velas sopladas



~



Beber vino verde

& comer pollo

escupir los huesos

cuando no estás mirando

recostada en tu regazo

echaba un ojo a tus

extractos de cuenta

como si el hecho de que creas

que soy Guapa

me diera autorización



Estoy inquieta,

menos enfadada.

Me ablando,

como la mantequilla



Y YO QUERÍA SER EL CUCHILLO.


-- Sara Sutterlin es una poeta residente en Montreal. Todos los poemas pertenecen a su plaquette "I Wanted To Be The Knife" (Metatron Press, 2015)
-- una traducción de José María Martínez