miércoles, 14 de agosto de 2013

JUSTICIA POÉTICA




                                                                                          (a Berta García Faet)

Como condenado a muerte
a quien conceden la palabra
                        y no tiene nada que decir.

Siento la cabeza rellena de cemento.
Por dentro arena en lugar de sangre.

Solo quisiera echarme a dormir.

Más paz y menos versos
                        es mi última voluntad.

Y que acabe de una vez
                        este juego del ahorcado.

© José María Martínez, 2013