lunes, 2 de enero de 2017

Camino sobre palabras muertas, de Sanaz Davoodzadehfar

Traduzco a la poeta iraní Sanaz Davoodzadehfar, como siempre a partir de la versión en inglés de la profesora Fereshteh Vaziri Nasab. Una selección de su primer libro, "Camino sobre palabras muertas", por la propia autora.



1

La paz
estaba muy cansada para pensar
encendió un cigarrillo
se acostó en un sofá de piel
trató de olvidar el mundo entero
y poco después
cayó dormida
como una niña pequeña

2

De modo inesperado
el lápiz se volvió arce
y se llenó de cuervos
los cuervos cubrieron mis palabras
cómo escribir ahora
que el corazón guarda una paloma por ti

3

Morir de pie
es un sueño lejano
hace años
que los árboles crecen tumbados


4

Envejeciste tan pronto
y no fui buena contigo
en tu vejez
qué vergüenza para mí
que tengas que ir a un asilo
Amor!

5

La vida es
tan gran desastre
que no hay desastre
que se le iguale


6

Ando recluida
y tú quieres sepultar
el ruido de la autopista en mí
no te acerques a mí
que el aleteo de las mariposas
resuene en mí


7

Vine al mundo llorando
viví llorando
y quisiera despedirme
sonriendo
como la Mona Lisa


8

Si eliminaras fronteras
yo inmigraría a ti
sin visado
no soy un caso político
yo huyo por amor
si regresara
mutilarían
mi lengua y mis labios
el amor está
desterrado
sin hogar
sin mundo


 9

Para llegar a ti
camino sobre palabras muertas
quizás
pueda escuchar
la voz de un suspiro


10

No importa al carcelero
el color de su uniforme
soy yo quien cada estación
copio el color de su uniforme


11

Captaste mi mirada
así que no busques en ella el dolor
ya borraron todo rastro
pregunta a los gorriones por mí
la gramática de los gorriones
anida en mi mirada


12

Una isla remota
la rodea una quimera de tuberías entrelazadas
lenguas de fuego inagotables
corales muertos
y unos árboles que a duras penas pueden respirar

Árboles fantasmas
a lo largo de una carretera solitaria
que no lleva a ningún lugar
las personas son prisioneros
en sus ropas de trabajo
solo comen y duermen
aquí malgasto mi vida
a mis veintipocos años

Me rodea una quimera de tuberías entrelazadas
la presencia permanente de cuervos que gritan
esta isla que pasa sin aviso del calor al frío
una isla con trescientos o más días sin lluvia
y un solo día de aguaceros
rodeada de aguas herrumbrosas
números de diez dígitos
y almacenes repletos de mercancías
aquí malgasto mi vida
gastada dentro de mis ropas
mi cuerpo un tambor
mi idioma un atabal
palabras atrapadas en un círculo sin fin
en el que ellas mismas se anulan

En esta isla
están los que siguen una dieta de pensamientos
para lograr un perímetro de seguridad
que encaje en su cabeza
y el amor se considera periferia

Tengo apenas veintitantos
pero aquí
se llega a sesenta en un solo año

(escrito en la isla de Khark, Golfo Pérsico)


-- versión española de Tive Martínez, 2017