domingo, 30 de octubre de 2016

"NIÑAS", de MARÍA CASTREJÓN (reseña)



-- una reseña de Tive Martínez, 2016




A María le gusta decir que escribe desde el enfado de la niña que habita en su interior.  Entiendo el cabreo de la niña.  Con la adolescente que la traicionó, y todavía más con la persona adulta, que merece patada en toda la tripa y mucho más. La niña que defiende su vida con uñas, mordiscos y tacos.

Hay una veintena de niñas enumeradas en este libro. Es inútil catalogarlas: son todas la misma y podrían ser muchas más. Todas comienzan saludando —"soy la niña"— pero son unas maleducadas, unas verdaderas descaradas: la niña que se masturba, la niña que solo quiere follarte, la niña que ya no te ama.

Imaginad lo que diría Alice Liddell al diácono que le tomaba fotografías. Nosotros somos ese sujeto timorato que se contenta con guardar su imagen bien escondida en blanco y negro, para que no nos meta en líos. Para que la niña no se desmadre.

La niña de María es nuestra porque nosotros la delatamos también y la vendimos. Para hacernos mayores y dejar de ser libres. Pero ella no perdona que asumieramos una sola identidad— "soy la mujer", "soy el hombre"— asimilable por todos.

Por eso, la niña se trasviste de marinero. Trabaja en el taller mecánico. Es la niña con canas y la que dilata en el ginecólogo. La niña rebelde a la rueda de la edad, al género. Al demonio del amor romántico.

A María también le gusta decir que ella no es poeta. Poeta sería un artista muy importante que construye una obra muy definitiva. Los poemas de "Niñas" han sido escritos, por el contrario, visceralmente. Sin reparar en formas ni convenciones, con cierto surrealismo cotidiano. Sin disculpas ni subterfugios. Que para eso los adultos nos bastamos solos.
 
-- "Niñas", de María Castrejón ha sido publicado en 2016 por Huerga & Fierro

jueves, 20 de octubre de 2016

"HOUSTON, YO SOY EL PROBLEMA", de ÓSCAR GARCÍA SIERRA (reseña)


-- una reseña de Tive Martínez, 2016




susúrrame al oído tu curriculum vitae

Me ha gustado mucho el libro de Óscar García Sierra. No me ha gustado el papel ecológico de la edición (Espasa, 2016), porque raspa y le da un aspecto pulp que no le va. Yo hubiera apostado por algo más glossy, o directamente por el brilli-brilli. La poesía de Óscar García Sierra es deslumbrante, no opaca. Cada verso suyo, destello de inteligencia y sensibilidad. Un libro de Óscar García Sierra debería estar to' tuneao!!!

hay gente haciendo cola para pasar de largo por mi vida de forma ordenada

Coincide Óscar García Sierra en tiendas con Kate Tempest ("Mantente firme", La Bella Varsovia), pero hay diferencia de flava. La rapera británica busca reafirmar su identidad ante una sociedad en su contra. Pero mientras Kate Tempest escupe rimas con destreza old-skool, Óscar García Sierra va hilando su letanía bajo los efectos de un fármaco, mucho más en la onda vaporwave. Es el producto de una mente de creatividad incontrolable, recluída en un cuerpo fragmentario y mortal.

nunca tendremos el dinero suficiente
como para que anteponer nuestra felicidad a él
tenga mérito

La otra influencia en la poesía de Óscar García Sierra es Twitter, cuya espontaneidad e inmediatez lo convirtieron en el medio favorito de estrellas de la Alt Lit como Tao Lin o Mira Gonzalez ("Selected Tweets", 2015). Sus poemas, que incorporan la rima de manera eventual y con total naturalidad, son como largas sucesiones de tuits que siguen una lógica propia, tan fluída como evanescente. E hipnótica.

tengo un lado oscuro que uso para tocarme pensando en la luz

Por si los haters, tengo que advertir que lo de Óscar García Sierra no es el pío-pío o los gorjeos moñas. Si fuera un pokemon, Óscar García Sierra sería Spearow, no sería Pidgey. Y te freiría a picotazos!!!



viernes, 14 de octubre de 2016

EUROPA FM


Hay un abismo
De Melendi a Beyoncé
Que solo se cubre
Si suena Fangoria

El mismo que separa
A Justin Bieber de Estopa


- un poema de Tive Martínez, 2016

sábado, 1 de octubre de 2016

"El día teme perder su claridad", por Ausiàs March (versión libre)


 




El día teme   perder su claridad
cuando la noche  esparce sus tinieblas
Las alimañas  no pueden pegar ojo
y los enfermos  se giñan de dolor

Los delincuentes  quieren que nunca acabe
pues sus delitos   pasan inadvertidos
Y yo que vivo  mucho peor que ellos
siendo un buenazo  quiero que acabe pronto

Por otra parte  es peor que si matara
mil bebés juntos  sin muestras de piedad
Y mis estudios  de bien poco me valen
Que no penséis  que el día me da tregua

Porque de noche  le doy al coco mazo
para en el día  causarme mayor pena
Miedo a morir  o acabar en el trullo
no duelen prenda  me boicoteo solo

My nerdy girl  desgasto las neuronas
buscando el modo  de atarte a mi cama
Un no parar  me doy muy mala vida
Será mi fin  si tú no lo remedias



- versión libre y actualizada del Canto XLVIII del caballero valenciano Ausiàs March (1400-1459)
- por Tive Martínez, 2016