domingo, 27 de marzo de 2016

DESUNIFORME

                       - a Nidhi Chaphekar, azafata de vuelo en el aeropuerto de Zaventem


Debes saber que no bebo, pero yo sé que el vino es puro amor pura metáfora

Así que escancia, copera, y deja que alabe el pulso con el que enfrentas las turbulencias

No hay terror que destroce esa compostura, ni ceniza que enturbie tu piel ni pólvora ni cristales

Descansa desuniformada, ahora que el traje se volvió salvavidas

Que ellos se tapen los ojos, si les ofendes

Tú, nunca te cubras

En esta guerra, acudamos a tu ombligo como a refugio


-- poema de urgencia de Tive Martinez, 2016

jueves, 24 de marzo de 2016

"I Never Wanted to Stop Time", de Sara Uribe (reseña)


-- una reseña de Tive Martínez, 2016
 
Los libros en papel tienen una difusión muy limitada, por motivos como el reducido número de ejemplares, su corta exposición pública, a lo que se le suma —o más bien le resta— el lugar de edición y la propia lengua en que fuera escrito. Maneras de traspasar las fronteras del tiempo y el espacio son la reedición y la traducción a otras lenguas, siempre a la procura de nuevos lectores.

Es el caso de "Nunca quise detener el tiempo", de la poeta mexicana Sara Uribe, publicado originalmente en 2008 y que ahora recorre otros ámbitos junto a su traducción, "I Never Wanted to Stop Time" (2015, Medio Siglo), a cargo de la profesora Victoria M. Contreras. La edición bilingüe brinda nueva vida y nuevas posibilidades a unos poemas que habían quedado atrás.

También por voluntad de su autora, dado que estos poemas pertenecen a la primera etapa de su escritura. Se trata de un poemario compuesto hacia 2005, y por lo tanto completamente pre-"Siam" y pre-"Antígona González", dos libros de 2012 en los que Sara Uribe mostró su evolución desde el neo-romanticismo inicial hasta la experimentación más expresiva y la inclusión de los conflictos individuales en la historia colectiva.

"Nunca quise detener el tiempo" se encuentra todavía detenido en los cuartos cerrados de la memoria, pese a que su propio título delate una conciencia de salida. Sara Uribe escribía entonces en un intento de recobrar lo que quedó en el pasado, de tal modo habitan sus poemas ciertos fantasmas, deambulando por casas deshabitadas y ruinas de la infancia.

Sus poemas trataban entonces de retener a los ausentes. Para ello se valía de un lenguaje trabajado una y otra vez hasta conseguir la dicción más bella e intensa posible, con la ayuda de una sintaxis no conversacional y una musicalidad de sonata: "soy tu sed tu sal tu soledad más sola". Fueron los tiempos de "la memoria y su llovizna incómoda", de recorrer "el largo pasillo de la memoria".

Pero también llegó a ser consciente de la imposibilidad del regreso, cuando las palabras se muestran incapaces de detener el tiempo y llega la tentación —y el último recurso— de callar: "dejaste de usar las palabras / como un antídoto / dejaste que el silencio comenzara por fin a apoderarse de ti". Cuando quizás lo más efectivo fuera la carta en blanco: "dime si tu sed de mí se satisfizo / si por fin con mi silencio algo logré decirte / si por fin con mi abismo".

Este libro del pasado de la poeta ofrece, por otra parte, nuevas vías que explorará en poemas futuros. Tenemos, por ejemplo, el tema de la huída y el destierro, el nomadismo, que son centrales en "Siam", pero destacadamente toda una sección última que es un ejercicio de escritura a partir de citas de otros poetas, que se incorporan al propio poema. Es la transferencia de voces, la disolución del yo solitario y egótico en las voces otras que dará como resultado "Antígona González", uno de los proyectos de mayor resonancia en la nueva literatura escrita desde México.

Para llegar a "AntígonaGonzález", Sara Uribe —y con ella cada nuevo lector en el tiempo y el espacio— tuvo que escribir así esto:

he escrito mis palabras
sobre la fresca tinta de otras
he nombrado
con los nombres que otros dieron
mi casa
mi pan
mi tierra
he caminado encima de los pasos
que otros antes caminaron por mí
y he llegado
al mismo lugar que todos

 -- "I Never Wanted to Stop Time", de Sara Uribe:

miércoles, 16 de marzo de 2016

POLYBIUS, por Francisco Jota-Pérez (reseña)



-- una reseña de Tive Martínez

 
Saludo el debut en formato libro de la fanzinera Antipersona con esta sugerente ficción ciber-punk, a medias entre la fantasía conspiranoica y las terribles evidencias de que vivimos en una realidad construida en la sombra.

Francisco Jota-Pérez (Barcelona, 1979) se recrea en las consecuencias insospechadas de la puesta en circulación de un videojuego cuyo uso provoca una brecha por la que se cuelan nuevas reglas físicas para alterar radicalmente nuestro entorno y la propia biología humana.

Abundando en referencias a Lovecraft, Philip K. Dick o Cronenberg, el autor de "Polybius" construye una narración fragmentaria que el lector debe completar a partir de citas, informes anónimos, micro-ensayos filosóficos y relatos literarios.

Entre sus protagonistas, viejos conocidos de los pioneros juegos electrónicos de los 80's aquellos tiempos inocentes en los que nos advertían que íbamos a volvernos subnormales, de tanta maquineta. Con escalofrío de placer, el lector descubre cuánta razón tenían.

- "Polybius", por Francisco Jota-Pérez (2016, Antipersona)