jueves, 20 de noviembre de 2014

"FUGA A LO REAL" de Zhivka Baltadzhieva

Por indicación de la poeta Sandra Figueroa, me lanzo a la lectura de "Fuga a lo Real" (Amargord, 2012), el libro con el mejor título que me he encontrado en los últimos tiempos, algo así como "The Magic of Reality" de Richard Dawkins.

Zhivka Baltadzhieva (Sofía, 1947) es poeta búlgara residente en Madrid. De escritura bilingüe, motivo por el cual no sé hasta qué punto conscientemente sus versos contienen extraños efectos de sintaxis y algún loco neologismo.

Nada grave: al contrario, estas creaciones añaden un toque de interés a la experiencia en el fondo, un poeta debería ser libre para modelar la materia prima a su antojo, por mor de la expresividad.  Nada, entonces, oscurece estos poemas, que siguen la línea clara de W. Szymborska y buscan explicarse y explicar las complejidades del mundo y sus habitantes, enormes o diminutos.

Hay cierto tipo de poetas que rebosan certezas y dan lecciones de cómo se debe pensar, sentir y actuar. Baltadzhieva carece de certezas, "mortal, enamorada y confusa" como se reconoce y asume, rendida ante la belleza del universo ajeno al dolor innato del ser humano. Certeza de la mortalidad, de la pérdida, del daño, de eso sí que tiene mucho:

METAMORFOSIS

Las cosas que sueñas se cumplen a veces.
Y las sobrevives.

Ocurren simple y llanamente.
En mitad de un gesto habitual irrumpen.
¿Y ahora?, te preguntas. Pero sólo es un instante
el pánico.
Después todo sigue su corriente. Como siempre
la hierba se regenera del frío y del invierno, y tú

sigues mortal

y

mortal.

Dicho esto, constatada la fatalidad, Baltadzhieva —poeta sin certezas, pero verdadera  toma, tal y como se nos ofrece, la vida:

SILBIDO

Estar ahora con el sol, mientras me es posible,
yo quise, y cerré los ojos,
y se me cumplió.

Estar a solas con el sol, sus olas ardientes
que se me lleven, que sostenga mi frente
su silbido.

Tener el pájaro, el hombre, el resfriado mar,
pequeña piedra ovalada en lo recóndito anónimo
que yo he suscitado.

¿Qué más delicias podría pedirle
a la vida? Andando mi camino simple,
a solas con mi sol,

las cosas que el polvo hunde
sin prisas abrazar.

©  Zhivka Baltadzhieva  ("Fuga a lo Real", 2012 - Ediciones Amargord)
- reseña de José María Martínez / Tive, 20014