viernes, 25 de abril de 2014

EL MISTERIO

'Te amo',
he dicho admirando

la conjunción desordenada de tus rasgos,
el entramado ameno de tus cabellos,
tu esqueleto de arquitectura sensible
su armadura dúctil.

Amo
las cavidades recónditas que dan cobijo.
Amo el valle fértil y el fruto del valle.

Sin embargo,
siento que aún queda por conquistar
algo más que amor.

Hay latidos que no alcanzo,
corrientes sumergidas y meandros,
superficies que se resquebrajan
y van a dar a un fondo
que parece no tener fondo.
Hay el océano donde te ahondas
y yo no penetro.

Hay silencios ciegos y sordos.
Hay una estatura.
Hay un cerebro tuyo
y un enigma en tu estómago.

He dicho muchas veces 'te amo'.
Ahora es tiempo de revelar,
estremecido,
'te temo, tengo miedo,
te respeto'.


© José María Martínez / Tive, 2014