viernes, 21 de marzo de 2014

ASTENIA

Todas las primaveras 
echan algo en el aire,
y yo ando sin encontrar
el coche que recién he aparcado.
Deambulo como zombi,
dejando caer las llaves.
Siento una ausencia
a la altura del estómago,
mala gana en el alma,
la sangre gorda,
los pies gordos,
las manos gordas.
Si acaso escribo, me sale así,
de cualquier manera.


© José María Martínez (Tive), 2014