domingo, 29 de septiembre de 2013

PROSPECCIÓN



Despierto en blanco
de un sueño
negro
del que solo recuerdo
avanzar a ciegas
deshaciendo telarañas
por un estrecho
pasadizo.

Con párpados
pegajosos
busco a tientas
unos calcetines
en el caos
de la mesilla.

Palpo el bulto confuso
de la ropa
y confío en calzar
el zapato correcto.
Luego desciendo
los escalones
en total oscuridad
burlando a cada paso
el abismo.

Por fin doy con la puerta,
me ajusto el casco
de minero
y enfrento las tinieblas
del exterior.

De la caverna.

© José María Martínez, 2013

viernes, 27 de septiembre de 2013

"EL LIBRO DE LA CRUELDAD" de LAYLA MARTÍNEZ




Eso de que hay que separar la obra poética de su autor y analizarla fuera de contexto, qué quieren que les diga: según el caso.

Layla Martínez (Madrid, 1987) escribe y publica cosas que, en otro autor, de sexo contrario y mayor edad, serían como mínimo objeto de escándalo, cuando no de campaña por su retirada de las librerías. Pero resulta que todo su repertorio de aberraciones tiene sentido en un mujer de 25 años.

¿Qué hijos puede traer al mundo (esta 'hiperrealidad apocalíptica', según sus palabras), sino criaturas malformadas, en última instancia inofensivas e indefensas? ¿Qué respuesta dará la autora al horror cotidiano que no sea "El libro de la crueldad", de la estirpe maldita del Necronómicon? ¿Qué puede esperar esta pútrida sociedad de ella, con esa carita, un devocionario a San Francisco de Asís?

"El libro de la crueldad" es, pues, inseparable de la fotografía de su autora en la solapa, y tiene como complemento necesario la lectura de su blog personal
http://vidadeperrxs.blogspot.com.es/
donde publica nuevos poemas excelentes, reseñas y pensamientos de exquisita sensibilidad gótica.

Hay autores que se evaden como pueden en mundos de fantasía y romanticismos. Layla Martínez pide amor de otra manera, visceral y salvaje.

Extraer un fragmento del libro sería amputarlo, y, como toda cosa fuera de lugar, podría resultar ridículo y gratuíto. Recomiendo la lectura completa, con blog incluído.

jueves, 26 de septiembre de 2013

MÁSCARAS



El mundo está lleno
de agentes dobles
que cumplen con disciplina
su horario laboral.
Vestidos con uniformes anodinos,
abren y cierran ventanas
de Windows,
destruyen archivos,
llenan y vacían papeleras,
en fin, almuerzan.

Al caer el sol, las casas se llenan
de gentes nobles
que se desprenden de sus zapatos
y en calcetines miran la tele
o escuchan un cuarteto de Schubert,
hacen el amor antes
o después de hacer la colada,
juegan con los niños a la consola,
toman leche
cuando van a dormir.

Entonces, al amparo de las tinieblas,
se enfundan sus pijamas de lycra
y combaten el mal,
o acaban con la vida de inocentes
arrasando hogares
y rascacielos de oficinas,
hacen todo lo que se les ocurre
porque son libres
en la noche
de los enmascarados.

© José María Martínez, 2013

lunes, 23 de septiembre de 2013

INTRODUCCIÓN A BERTA GARCÍA FAET

Berta García Faet (Valencia, 1988) es una poeta con cuatro libros publicados, 
producto de cuatro premios ganados entre 2008 y 20011, entre ellos el IV Premio
de Poesía Joven "Pablo García Baena". No es difícil conseguirlos en tiendas
o a través de la propia autora, cuyo contacto encontraréis en su blog
http://tristeycaliente.blogspot.com.es/
(a propósito de cómo está el patio, el blog tiene una advertencia para adultos en su entrada debido a una espectacular fotografía de Ruth Swanson que alguien consideró ofensiva)

Compré los cuatro poemarios de Berta García Faet, que a su manera forman un todo unitario pues la poeta encontró pronto una voz propia (sobre todo a partir del segundo). 
No consigo encontrar un poeta con quien compararla.
Sus propias referencias son dispares;
nombra a Vallejo, Celaya, Rilke, Catulo, Stendhal, !Manuel Machado¡:
como se ve, unas referencias poco habituales entre los poetas 'jóvenes' al uso. 

Podríamos decir que su poesía es auto-ficcional,  casi siempre en primera persona y en un tono de confesión que hace que el lector identifique al yo poético con el de la autora. 
Ese yo creado por la poeta es inclemente consigo mismo, descarado y pudoroso al mismo tiempo, prolijo tanto en detalles íntimos como en citas cultas tras las que se escuda.
Es parte indudable de su atractivo, pues el lector cree de veras que alguien inteligente
se está desnudando delante suyo.  ¿Cuánto hay de real, cuánto de máscara?

"No te dejes engañar por mis efectos.
Sabes que hablo de tí. Son solo golpes."

Pero también son poemas llenos de referencias literarias o filosóficas, 
con un peculiar uso irónico de las palabras de muchas sílabas, como paralelogramo, heteróclito, brontofóbica, jurisprudencia, en esa onda. Berta García Faet es una humorista trágica. Sus creaciones nunca son simple retórica (que la tiene, y muy bien facturada) sino que calan muy adentro. Retórica erótica, si acaso.

Es frecuente el escalofrío entre bromas y veras. "Ójala te conmueva" fue su dedicatoria cuando le compré "Fresa y Herida". Es eso mismo: conmoción, agitación de algo adentro. Lo que busca definitivamente, y consigue.  Aunque, como parece que a veces está de risa, tenga que advertir al lector, como en la acotación a uno de sus mejores poemas:

"Elegía desde el silencio que queda
en el campo de batalla una vez
Troya-mi-corazón queda devastada
                                              
                                           (sin burla)"

¿Hay versos más devastadores que estos?:

"(...) olvidamos que olvidamos y parece
que pasa la vida sin aportarnos más que pizza."




domingo, 22 de septiembre de 2013

SMS

(a Mathilda Kovak)
Como amputado,
siento vibrar el teléfono
en el bolsillo vacío.

(a Max Aub)
Ya tengo móvil nuevo.
Sólo me falta inventar
una coartada.

© José María Martínez, 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

REMIND ME LATER


Ahora no.
En otro momento.

Prefiero pasar adelante

y acabar con esto
lo antes posible.

Siguiente.

Recordar más tarde.


 

© José María Martínez, 2013

miércoles, 18 de septiembre de 2013

A TOMÁS LUIS DE VICTORIA (1548-1611)

                  "Libera me, Domine, de morte aeterna"
                              (Officium Defunctorum) 



Maestro,
¿será que fueron menos devotos
los cantores en vuestro tiempo
o tañía el organista con mayor desgana?
¿Fue por eso que el Altísimo
no atendió las súplicas?

Disculpad, pues, que no confíe
en un Creador a quien conmueven más
los sacrificios sangrientos
que la belleza limpia de vuestras misas.

Si Él no respondió entonces,
cuando le ofrecisteis lo mejor
del ingenio humano,
¿tendrá piedad de nosotros ahora
que son mayores nuestros pecados?

© José María Martínez, 2013

martes, 17 de septiembre de 2013

DIDO'S LAMENT




He perdido la esperanza, y el consuelo
no me lo da Deep Purple ni el penúltimo
rapero,
              sino Henry Purcell, organista
y compositor barroco,
que hizo cantar a la reina cartaginesa
para solaz de una escuela de señoritas.

Ya tengo rota el alma, no me rompas
también los oídos. No
                                         me lo pongas más negro.
Envuélveme en belleza, y que sea ésta
el último
                 refugio.
 © José María Martínez, 2013

lunes, 16 de septiembre de 2013

PIEDAD




"Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, misere nobis" 
(J. S. Bach - Messe in H-moll)


Canta Kathleen Ferrier.


Por un instante,
la ilusión vibra como un átomo
y en un tris se desvanece.

Roto el lazo, desasido, contemplo mis piernas.
Descubro que sigo preso de este cuerpo.

El consuelo no es permanente.
He de volver a mis manos abotargadas.

El mundo, otra vez, inhabitable.

© José María Martínez, 2013