martes, 30 de julio de 2013

EL NIÑO QUE LLORA



En toda multitud de niños que juegan
hay siempre un niño llorando.

Porque otro lo ha empujado o le ha dado un mordisco.
Porque le ha entrado arena en los ojos.
Porque no entiende nada y se siente solo.

Consolarlo es en vano,
como querer salvar una bola de helado
caída al suelo sin remisión.

© José María Martínez / Tive

sábado, 27 de julio de 2013

NIÑOS TRAS LA LLUVIA



Al revés que nosotros,
los niños aman los charcos.

Salpicarse de barro el vestido.
Hundir los pies en el lodo.
Tirarse al pozo de lleno.
Naufragar en un estanque.
Hacer trizas los espejos.

Los niños andan sobre cielos
que nosotros evitamos.

© José María Martínez / Tive

viernes, 26 de julio de 2013

PARQUE CENTRAL



Salgo del hotel, empujado por el jet-lag.
Hay montañas de nieve en las aceras desiertas.
La pista de patinaje está congelada.

Como quien lanza un conjuro, marco el código numérico
que invoca tu presencia a través del satélite.
Detrás de tí, nuestra perrita parece que ladra
a los pájaros que picotean la escarcha sucia del suelo.

En un rapto de inspiración, enarbolo el teléfono móvil
y lo encaro hacia los rascacielos. Tu voz
se enfrenta a los árboles desnudos de Central Park.
 
© José María Martínez / Tive

DEL DICHO AL HECHO



hay un gran trecho
del nicho al lecho

estrecho
mal hecho

de Nietzsche al ketchup
maltrecho
un berberecho

© José María Martínez / Tive

jueves, 25 de julio de 2013

PIES HELADOS



                                                                       (a Roser Llop)



Tenía los pies helados
por no haberme puesto
los calcetines gordos esta mañana.
Ya me estaba temiendo lo peor, 
cuando me llamaste al móvil, 
hablamos, y fue colgar y olvidarme
por completo del frío.

Me daba igual congelarme;
nos queremos, y eso
es lo más importante de todo.

¿Tú te puedes creer que baste
con un beso por teléfono
para alterar la percepción térmica?
¿Me hiciste reiki, o algo?
—nosotros, que no creemos en eso.

Qué fuerte me parece,
lo mal que estaba y lo fácil
que ha sido arreglarlo.

© José María Martínez / Tive

miércoles, 24 de julio de 2013

LIT. UHURA



Teniente Uhura,
oficial de comunicaciones
a bordo de la USS Enterprise.

Audazmente, fue
a donde ningún filólogo
hubo ido antes.
Ella es mi héroe.

Como Uhura, quisiera
explorar el universo
en una nave estelar.

Combatir a los klingon
con la fuerza de las palabras,
visto ya que con las armas
no se me da muy bien.

Abrir canales de conversación
con los gamusinos de Alpha Centauri
y las musarañas de Marte.

Es un gran consuelo saber
que hay lugar para un poeta
lejos de este mundo.

 © José María Martínez / Tive